División "Hombre lobo": mujeres y niños en la retaguardia de los aliados

El nacimiento de los "hombres lobo"

La movilización total en Alemania llevó al hecho de que casi toda la población masculina, que solo podía tener un arma, fue a la guerra. Por lo tanto, el núcleo principal de "Hombre lobo" eran los adolescentes, las mujeres y los ancianos. Los "hombres lobo" también tenían su propio eslogan, que los caracterizaba completamente, digamos, una especie de actividad: "¡Convirtamos el día en noche y la noche en día!" ¡Vence al enemigo, donde sea que te encuentres! ¡Sé astuto! ¡Roba armas, municiones y comida del enemigo! ¡Mujeres alemanas, ayudan al hombre lobo a luchar siempre que sea posible! La propaganda nazi, que se realizó durante muchos años, se hizo sentir. En las filas de los "hombres lobo", mujeres y adolescentes grabaron con gran placer para destruir a los soldados enemigos en su tierra natal. Después de todo, se consideraban la última esperanza de Alemania.

Miles de alemanes se convirtieron voluntariamente en "hombres lobo"

El "padre" de la organización clandestina fue el Obergruppenführer SS Richard Hildebrandt. A mediados de septiembre de 1944, le propuso al Reichsführer Heinrich Himmler la idea de crear destacamentos "especiales" que se convertirían en una actividad partidista agotadora en la retaguardia de las tropas soviéticas. Himmler aprobó la idea y puso la creación de un movimiento partidista en los hombros del SS Obergruppenführer SS Hans-Adolf Pryuttsman. Reytsführer hizo su elección a favor de Pryutman basándose en el hecho de que era considerado un verdadero profesional en sabotaje y trabajo clandestino. Esto demostró su actividad en las tierras ocupadas de Ucrania.

El manual no escatimó el dinero para los "hombres lobo". Las enormes sumas que debían cubrir los gastos se "registraron" en los bancos de Suiza, Portugal y Argentina.

Y a principios de abril de 1945, se anunció en la radio sobre el inicio de las acciones de la organización clandestina "Hombre lobo".

Parcela estándar

El mariscal de la Unión Soviética, Vasily Chuikov, contó en detalle en sus memorias sobre las actividades de los "hombres lobo". Según él, los partisanos alemanes utilizaron tácticas estándar de guerra. Se escondieron en las ruinas de edificios y utilizaron hábilmente conocidos relieves del terreno. Cuando apareció un objetivo, por ejemplo, una columna de tropas soviéticas, los partisanos lanzaron un golpe con faustpatrons en el primero y, respectivamente, el último vehículo. Después de lo cual comenzaron a disparar a los soldados.

Guerrilleros hábilmente utilizaron relieves del terreno.

Los "hombres lobo" se especializaron en socavar puentes y trenes, volaron edificios, cazaron soldados ordinarios. Pero el trofeo más valioso fue considerado, por supuesto, los oficiales del enemigo. Además, los guerrilleros distribuyeron folletos de campaña en los que se pedía al pueblo de Alemania que ayudara activamente al movimiento de resistencia. Y, por supuesto, los que "simpatizaron" con los invasores fueron amenazados con represalias. A menudo las amenazas se convirtieron en asesinatos. Por ejemplo, en la ciudad bávara de Pentsberg, los "hombres lobo" del brigadeführer SA Hans Tseberlein ejecutaron a 8 hombres y mujeres. Por la noche fueron ahorcados en la plaza principal de la ciudad.

Además de las adolescentes, había muchas mujeres en el "hombre lobo". Solo en febrero de 1945, varios cientos de jóvenes alemanas se unieron a las filas partidistas. Se sometieron a un breve curso de manejo de armas de fuego y armas frías, tras lo cual fueron enviados a la guerra.

Entre los "hombres lobo" estaban muchos polacos, rumanos y ciudadanos de la URSS.

Una niña llamada Ilse, junto con varios hombres de las SS, fue lanzada en paracaídas detrás de la línea del frente. Tenía que averiguar dónde vive Franz Oppenhof, el burgomaster de una ciudad designada por los estadounidenses. Cuando ella completó la tarea, la SS disparó al traidor.

En la pequeña ciudad de Vermaichen, unos cien partisanos fueron arrestados. Es curioso que no hubiera prácticamente alemanes entre ellos. Los "hombres lobo" eran polacos, rumanos, italianos y ciudadanos de la URSS. Y dos chicas los pasaron - Lyuba y Olga. Ellos mismos llegaron a confesar, explicando el acto diciendo que "no podían ir en contra de su propia gente". Olga, sin embargo, recibió un disparo mientras intentaba escapar. Según Lyuba, su amiga temía que perdonaran su traición.

Agonía de la resistencia

A pesar de todos los esfuerzos de los "hombres lobo", su actividad, como se suele decir, se redujo. Sólo en el Tirol del Sur, duraron hasta finales de los años 60. Y a pesar de que las tropas estadounidenses ocuparon esta área sin resistencia, posteriormente se enfrentaron a una lucha desesperada de los "hombres lobo". Y los guerrilleros lucharon para que el Tirol del Sur volviera a formar parte de Austria. Pero al final, la resistencia fue aplastada.

El "hombre lobo" más largo duró en el Tirol del Sur

Curiosamente, los guerrilleros que fueron capturados, no recibieron el estatus de prisioneros de guerra. Por lo tanto, la mayoría de las veces, si los "hombres lobo" se cruzaban con un arma en sus manos, se les disparaba de inmediato. Los soldados estadounidenses, especialmente, no se presentaron en la ceremonia con los partisanos alemanes. No prestaron atención ni a la edad ni al piso del "hombre lobo".

En cuanto a la zona de ocupación soviética, cerca de 10,000 partisanos entre las edades de 15 y 17 años fueron capturados allí. Fueron transportados a campos especiales de la NKVD. Se sabe que solo la mitad de los "hombres lobo" podrían regresar de allí.

Las tropas soviéticas lograron acabar con la guerrilla a principios de los años cincuenta.

Loading...

Categorías Más Populares